Para el mercado, la incertidumbre electoral le pone piso al riesgo país
enero 2, 2019      |      Compartir

Para el mercado, la incertidumbre electoral le pone piso al riesgo país

Las claves para entender el nivel actual del riesgo país y qué esperar hacia adelante.

Las claves para entender el nivel actual del riesgo país y qué esperar hacia adelante.

Uno de los factores que mayor atención acapara entre los inversores locales e internacionales sobre el mercado argentino, y puntualmente, sobre la deuda local, es el elevado nivel de riesgo país, que cerró el 2018 en niveles récord de la era Macri. Si bien la suba del indicador que elabora el JP Morgan es entendida como una nota netamente negativa, queda en claro que por ahora no tuvo impactos en otros aspectos del ámbito económico, ya sea en la economía real o en el sector público.

En concreto, el riesgo país subió en 2018 más de 130% y la clave pasa por entender no solo por qué sube, sino también, cuánto tiempo puede permanecer en estos niveles. Dado que el mercado suele adelantarse a lo que ocurra en la economía, ¿es el nivel de riesgo país un anticipo de vaivenes futuros en otras variables o estos niveles de tasas de interés no son estables y deberían ir convergiendo en los próximos meses hacia niveles más bajos? Los analistas de Quinquela Fondos remarcaron que está claro que en las últimas semanas los inversores aumentaron su percepción de riesgo sobre la economía argentina y su capacidad de repago, afectando de esta manera la cotización de los títulos públicos.

“El proceso electoral es clave en este grado de incertidumbre, pero no es el único factor que está afectando. El esfuerzo por cerrar el Programa Financiero 2019 a través del acuerdo con el FMI dio sus frutos y genera mayor certidumbre sobre el cumplimiento hasta fines de 2019, pero no se logra el mismo nivel de cobertura de los vencimientos para el año siguiente, momento en que Argentina debería volver a los mercados”, sostuvieron

Vale recordar que el flujo de financiamiento neto con el Fondo Monetario Internacional (FMI) se acota significativamente y a su vez se acerca el momento en que deberá hacerse frente a los vencimientos de deuda originados en la asistencia recibida. Los niveles actuales de riesgo país se ubican en valores ya superiores a los vigentes a fines de 2015, cuando se acercaba el cambio de gobierno y se anticipaba que podía haber modificaciones del cepo cambiario o de la relación con los mercados independientemente de quién ganara las elecciones.

Para los analistas de Quinquela, el nivel del riesgo país se podrá mantener en tanto y en cuanto no quede definido la incertidumbre electoral. “Entendemos que estas cifras se podrían mantener en la medida que se sostenga el grado actual de incertidumbre con el riesgo electoral y las decisiones que pueda tomar cada candidato. Por ahora el impacto directo es acotado, porque Argentina no necesita recurrir a los mercados de manera intensiva, ya que se mantiene dentro del acuerdo con el FMI”, agregaron.

Por su parte, operadores de un banco local coincidieron al sostener que el factor electoral explica mucho el nivel actual del riesgo país aunque también remarcaron que se debe incluir una mayor percepción de vulnerabilidad sobre la economía argentina y sobre la actual gestión. “La falta de resultados económicos de la actual gestión ha generado un déficit en la percepción de los inversores sobre la deuda argentina. Para que la misma pueda ser pagada, se necesita crecer. Justamente, en un año electoral y luego de un 2018 complicado, resulta difícil esperar grandes resultados en materia de actividad y esto generado un mayor grado de incertidumbre. Por ello es que vemos el nivel de riesgo país en torno a los 820 puntos”, indicaron.

Mirando hacia adelante, los operadores del banco consideraron que gran parte del pesimismo que podría incorporarse a los bonos ya está en los precios y que de acá en adelante, dependerá de ciertos rebotes de la economía y su impacto en las elecciones.

“Si hacia adelante comenzamos a ver un cierto grado de estabilización del nivel de actividad y un rebote a partir de marzo, podría ser una noticia positiva para que el humor en la sociedad cambie lo suficiente para que se posicione mejor de cara a las elecciones. Además, la volatilidad del tipo de cambio será fundamental ya que este es uno de los factores que gatilla el mayor pesimismo y mayor grado de incertidumbre entre la sociedad”, advirtieron.

Volver a inicio Novedades >