Posts Tagged ‘argentina’

Informe Semanal: Pensando 2023: Capítulo 4

Estuvimos analizando los diferentes desafíos que enfrenta la economía argentina de cara a 2023. Lograr cumplir con las metas fiscales es difícil pero no imposible, la exigencia del programa financiero es mayor más por la incidencia del calendario electoral que por el propio volumen de endeudamiento y sin dudas la mayor dificultad es lograr el equilibrio entre tasas de interés, ritmo de devaluación e inflación para no atrasar el tipo de cambio real y mantener ordenados los incentivos a la oferta y demanda de dólares. Para ese equilibrio la clave es bajar la nominalidad. Con este análisis de base, hemos diagramado nuestro escenario base y escenarios alternativos para el próximo año.

En esta oportunidad tenemos la sensación de que el diagnóstico que hace el equipo económico está muy alineado con la interpretación que hace el mercado. Este es un punto a favor, porque hay coincidencia en los desequilibrios que deben ser corregidos. El problema pasa sin dudas por el tiempo disponible que está marcado por un calendario electoral que marca las prioridades políticas del año y funciona como restricción para la toma de decisiones políticas.

El diagnóstico básico de este equipo económico era que Argentina tenía un problema de base fiscal, que había generado implicancias monetarias. Por lo tanto, las soluciones de largo plazo debían venir por ese lado: cumplir las metas fiscales y que el BCRA disminuya la asistencia monetaria al Tesoro. En el corto plazo consideran necesario administrar la oferta y demanda de dólares para evitar que el exceso de pesos genere un salto cambiario y eso acelere la inflación.

Para administrar el corto plazo se implementó el “dólar soja” y se avanzó en las negociaciones con los organismos multilaterales de crédito para que destraben desembolsos pendientes y se puedan reforzar las reservas internacionales.

Cumplidos estos pasos, hoy el foco luce puesto en frenar el alto grado de nominalidad en el que ha ingresado la economía. Inflación, tipo de cambio y tasas de interés vienen corriendo en un andarivel muy elevado (6% / 7% mensual), ritmo al que es casi imposible lograr el equilibrio. Para eso entendemos que el equipo económico está trabajando en un Plan de Estabilización. El interrogante es qué características debe tener ese plan y de ahí surgen los escenarios que estamos analizando para 2023. Hoy trabajamos con dos opciones principales:

  1. PLAN DE SHOCK CON DEVALUACIÓN: En una economía con exceso de pesos, falta de dólares y altas expectativas de devaluación, el esquema tradicional indica la necesidad de generar un salto discreto del tipo de cambio que permita: Ganar competitividad cambiaria (equilibrar oferta y demanda), licuar pasivos monetarios, disminuir la brecha entre cambio oficial y financiero, y disminuir las expectativas de depreciación a futuro para poder bajar la nominalidad.
Plan de shock con devaluación
Plan de estabilización sin shock cambiario

Escenarios 2023

Nuestro escenario base par 2023 toma como alternativa de mayor probabilidad de ocurrencia el Plan de Estabilización SIN devaluación. Consideramos que la decisión política es evitar el impacto social de un salto discreto del tipo de cambio.

Eso implica que consideramos como más probable que mantengan el crawling peg, bajando gradualmente el ritmo en la medida que se logre alinear el resto de las variables. La meta de 60% de inflación en el año luce ambiciosa, porque implica terminar con ritmos inferiores al 3% mensual de inflación.

Teniendo en cuenta que en el segundo semestre está el proceso electoral y las presiones sociales – laborales irán en aumento, vemos probable que en ese período se ralentice cualquier mejora que se logre en el recorte del ritmo inflacionario. Esto implica que vemos todavía difícil lograr niveles de inflación menores al 80% en 2023.

Plan de estabilización sin shock cambiario

Las tasas de interés deberían buscar ganarle a la inflación y al tipo de cambio, aunque el margen para sostenerla muy por arriba de esas referencias es bajo, porque crecerían aceleradamente los pasivos remunerados del BCRA.

Este escenario representa probablemente la expectativa oficial, pero sin dudas que es difícil de lograr y presenta riesgos significativos:

Como vemos, hay un escenario base, que representa los objetivos que se puede estar planteando el equipo económico. En las próximas semanas podremos ver las decisiones que se van tomando en esa línea y que se suman a las señales que ya han dado de no querer devaluar: posicionamiento público del Ministro de Economía, implementación de nuevo esquema de control de importaciones y lanzamiento de nuevas variantes de tipo de cambio para contener la demanda de divisas.

Por lo tanto, hoy lo consideramos como el escenario de mayor probabilidad de ocurrencia, pero claramente no está exento de los riesgos descriptos, donde queda claro que todo proceso gradual de corrección de desequilibrios está expuesto a volatilidad, toda vez que puedan no cumplirse las metas que se van planteando.

Por eso, dejamos claro que el 2023 es un año complejo, donde resulta necesario definir un escenario base que nos permita ir tomando decisiones, pero que sobre todo es necesario ir monitoreando de cerca aquellos riesgos que puedan indicar cambios en la dirección elegida.

Tags: , , , , , , , , , ,

Oct-14-22 a las 4:49 pm Sin categoría. Sin Comentarios

2021-11-12 | Informe Semanal: La inflación mantiene su ritmo

Se conoció el dato de inflación de octubre, que se ubicó nuevamente en el 3,5%. Con este aumento de precios, la inflación interanual queda en 52,1%. Si analizamos la dinámica de los últimos 3 meses anualizados arrojan un ritmo de 45,4%. Es decir que hoy la inflación se mueve en el andarivel de 45%/50%. El aumento de octubre se explica por una inflación núcleo de 3,2% mensual, mismo promedio de los 3 meses anteriores y precios estacionales que subieron 8,1%, liderados principalmente por la indumentaria. Los servicios públicos subieron más que en meses anteriores, pero todavía por debajo del 2% mensual. 

La inflación de octubre estuvo alineada con la expectativa, que daba cuenta de una aceleración luego del piso de agosto. Más allá de las oscilaciones propias de cada mes, con aumentos puntuales o efectos estacionales, el ritmo de la inflación núcleo se mantiene en un nivel del 3,2% mensual. Eso implica una inflación anualizada del 45,9%.

Cuadro Comparativo de la inflación

Una mirada más estructural confirma que todavía hay desequilibrios de precios relativos que van a requerir de ajustes. Los precios de los Bienes No Regulados, que han tenido mayor demanda durante la pandemia, acumulan un aumento del 90,7%, en cambio los servicios están todavía casi 15 puntos por debajo de esa inflación acumulada.

Esto implica que en la medida que se vayan recuperando los salarios, esa inflación contenida garantiza un piso de aumentos relativamente alto, independientemente de los escenarios que se generen en términos cambiarios, fiscales o monetarios. Esto porque los salarios son una parte relevante de la estructura de costos de las empresas de servicios, y si hasta ahora pudieron mantener ritmos menores a los bienes es porque los salarios se habían atrasado en términos reales.

Al momento de tratar de identificar los principales causales de la inflación surge que tanto la expansión fiscal como la cantidad de dinero en la economía han evolucionado por arriba de los precios, pudiendo ser ambos algunos de los factores que impulsan la inflación local.

Pero este proceso de preocupación inflacionaria no es exclusivo de Argentina, países como Brasil o Estados Unidos, también están enfrentando diferentes problemáticas vinculadas al reajuste de precios post pandemia. Analizar esos casos nos puede ayudar a entender la situación local.

cuadro comparativo situacion inflacion por pais (Argentina, Brasil, Estados Unidos)

En el caso de Estados Unidos, la inflación se aceleró nuevamente en octubre y acumula un incremento interanual del 6,2% (CPI-All Urban) y 7,2 puntos desde que se inició la pandemia.

En el caso de Brasil, la inflación de los últimos 3 meses fue en promedio del 1% mensual, acumulando 9,7% en los últimos 12 meses. Pero, para entender la incidencia del proceso inflacionario a nivel global, hemos optado por analizar la inflación en dólares. Si corregimos el nivel de precios por la depreciación del Real, que fue mu pronunciada en los últimos meses, vemos que los precios internos han subido 11,6% en el último año, pero han retrocedido fuertemente en los últimos meses. Si nos enfocamos en el análisis anual, la inflación en dólares casi ha duplicado a la de Estados Unidos.

En el caso de Argentina, con el aumento de 3,5% de octubre, la inflación acumulada desde enero 2020 es de 88,7%, pero en el mismo período el tipo de cambio oficial se depreció más de 65%. Si enfocamos el análisis en los últimos 12 meses y neteamos la depreciación del tipo de cambio, para poder compararlo con Brasil y Estados Unidos, vemos que la inflación en dólares ha sido de casi el 19% en el último año. Es decir que triplica a la observada en Estados Unidos y es un 50% mayor a la de Brasil.

Como vemos, la aceleración de la inflación a nivel mundial es un dato, con el precio del combustible empujando en parte ese proceso de alza. Pero la dinámica de los precios en cada país termina dependiendo de factores propios de cada economía.

En el caso de Argentina con factores internos como el exceso de pesos o incertidumbre cambiaria, han generado un proceso de aumento de precios en dólares. Este encarecimiento en dólares se suma a los desequilibrios de precios relativos (Bienes vs Servicios vs Salarios) que quedan pendientes de corrección y hacen pensar en escenarios en que las presiones inflacionarias se mantienen elevadas.

Tags: , , , , , , ,

Nov-12-21 a las 12:20 pm Sin categoría. Sin Comentarios