Posts Tagged ‘mercado’

Informe Semanal: ¿Qué nos dicen los datos fiscales de julio?

El principal pilar sobre el que ha estado trabajando el nuevo equipo económico es la búsqueda del equilibrio fiscal. Sin acceso al financiamiento externo y con un mercado de capitales locales que se enfoca en el corto plazo, la necesidad de cuadrar las cuentas fiscales es cada vez mayor. En julio se vieron ya las primeras señales de ese esfuerzo, con una reducción significativa del ritmo de expansión del gasto primario. Veamos las características de este ajuste y las posibles implicancias para los próximos meses.  

Los Recursos Totales crecieron en julio un 73% interanual si se los considera netos de los ingresos financieros extraordinarios. La inflación interanual en ese mismo período fue del 71%. Es decir que los recursos vienen creciendo levemente en términos reales.

Fuerte ajuste del Gasto en Julio

En el caso del Gasto Primario, la dinámica de los primeros trimestres del año mostraba un fuerte aumento en términos reales que se revirtió en julio. El dato del último mes muestra una caída interanual del 5,3% real (sobre la serie de gasto deflactado).

¿Nueva dinámica del gasto?

Para entender este cambio de dinámica hay que tener bien claros dos conceptos: en primer lugar, que a partir de julio se observa un aumento muy significativo en la base de comparación, que se explica por la aceleración del gasto que se observó a partir de julio 2021. El otro punto a tener en cuenta es que, efectivamente, la serie desestacionalizada y deflactada muestra un menor nivel de Gasto Primario en julio. Es más, ese proceso ya se había iniciado, pero con menor intensidad, en junio.

Si recurrimos a la apertura de gastos, podemos identificar las partidas en las cuales se ha hecho más evidente el ajuste, pero debemos tener en cuenta que la variación mensual se ve afectada por la estacionalidad en el gasto por efecto del aguinaldo.

Evolución del gasto ajustado por inflación

La mayor parte del recorte con respecto al año pasado se ha dado en el resto de los gastos sociales y en las transferencias a provincias y gastos de capital (Resto de gastos).

El efecto inflación puede ayudar en el corto plazo a cumplir la meta acordada con el FMI. La aceleración reciente potencia la recaudación tributaria y su efecto sobre el gasto aparece con algunos meses de retraso (ajuste de jubilaciones).

En ese marco, la meta de 2,5% de déficit primario para 2022 puede ser alcanzable, aun considerando que el impacto de la segmentación tarifaria es muy bajo este año. Requiere esfuerzo, pero los niveles de inflación pueden ayudar a lograrlo.

El desafío queda planteado para 2023, cuando aparece el efecto positivo del ahorro por segmentación de tarifas, pero si baja la inflación estará el costo incremental de la recomposición de ingresos por el mecanismo de ajuste de jubilaciones y prestaciones sociales.

Por eso es clave para avanzar en el camino hacia la solvencia fiscal que más allá de la segmentación de tarifas, no se pierda terreno en términos de ajuste de tarifas. Se necesita que evolucionen más en línea con el resto de los precios de la economía.

En el corto plazo, los esfuerzos que se están viendo en el frente fiscal deberían ayudar a lograr vía mercado de capitales el financiamiento necesario para cerrar el programa financiero 2022.

Tags: , , , ,

Ago-25-22 a las 5:00 pm Sin categoría. Sin Comentarios

FUNDAMENTOS: Fondos Cobertura Dollar Linked

LINEAMIENTOS GENERALES DE LOS FONDOS COBERTURA DOLLAR LINKED

Objetivo de los Fondos: Están diseñados para aquellos inversores que buscan obtener una cobertura contra la evolución del tipo de cambio oficial.

Herramientas Disponibles: Contamos con dos fondos comunes que tienen como referencia la evolución del tipo de cambio oficial (Com A 3.500 del BCRA): Megainver Renta Fija Cobertura y Quinquela Renta Mixta.

Estrategia: El fondo invertirá su patrimonio en una cartera diversificada de instrumentos financieros que ajustan por el tipo de cambio oficial, buscando la combinación más eficiente entre activos de deuda soberana, corporativa y cobertura de futuros vía mercado Rofex.

Perfil del Inversor: Perfil de riesgo moderado con un horizonte de inversión de mediano plazo.

Comentarios del Porfolio Manager: Con estos fondos buscamos minimizar el costo de cobertura cambiaria en un escenario de elevada volatilidad e incertidumbre. Eso implica definir una estrategia de “duration” y de posicionamiento en los instrumentos que mejor se acoplen a la conjunción de expectativas, proyecciones y lineamientos macroeconómicos.

En la actualidad el BCRA está acelerando el ritmo de depreciación mensual como alternativa para evitar un salto discreto del tipo de cambio. Ese ritmo de depreciación en las últimas jornadas se ha ubicado en torno al 5,5% mensual, claramente por arriba de la tasa de interés. Este desacople ha llevado a que el mercado asuma posiciones incrementales de cobertura. El interés abierto en ROFEX sigue subiendo y la principal contraparte continúa siendo el BCRA. El momento de mayor stress lo ubicamos entre fines de julio y fines de septiembre, momento en que bajan las liquidaciones de dólares del sector agropecuario y todavía debe hacerse frente a los pagos de energía.

Con este escenario en vista hemos privilegiado una estrategia de cobertura que se posiciona principalmente en fututos Con este escenario en vista hemos privilegiado una estrategia de cobertura que se posiciona principalmente en fututos de corto plazo y en activos “Dollar Linked” a 2022/2023. Esta estrategia nos permite operar con niveles de cobertura cambiaria superiores del 95%. También se prioriza mantener un alto grado de liquidez que garantice flexibilidad ante cambios en las expectativas y políticas cambiarias.

FUNDAMENTOS DE INVERSIÓN:

El BCRA aceleró el ritmo de depreciación en las últimas semanas. Busca evitar una apreciación real del tipo de cambio y anticiparse lo máximo posible a una inflación de julio que se espera se ubique arriba del 6,8% mensual. El ritmo de las últimas jornadas es de 5,5% mensual, alcanzando de esta forma una tasa anualizada del 90%.

Este ritmo de depreciación está por arriba de la Tasa Badlar que es de 4,25% mensual (65 anualizada). Este es el principal factor que le suma atractivo a la cobertura “dollar linked”, ofrece retornos atractivos aún en escenarios donde no se producen saltos discretos del tipo de cambio.

Uno de los factores que explican la necesidad del BCRA de acelerar el ritmo de depreciación mensual es el fortalecimiento del dólar. La suba de tasas de la Reserva Federal generó un fuerte flujo de inversiones que se refugiaron en el dólar. Esos flujos implicaron un aumento en el precio de la divisa de Estados Unidos y una depreciación relativa del resto de las monedas. El ejemplo más claro en ese sentido es el Euro, que pasó de cotizar a 0,82 Euros / Dólar a estar prácticamente equilibrados en las últimas semanas.

Para Argentina, donde la evolución del tipo de cambio se mide exclusivamente con respecto al dólar, esa apreciación de la moneda norteamericana implica la necesidad de sostener un ritmo de devaluación mensual más elevado si no se quiere perder terreno relativo respecto a las demás monedas o acumular presiones sobre el tipo de cambio local.

El margen de acción dado por el nivel de tipo de cambio real multilateral es prácticamente nulo. La economía perdió 26 puntos de tipo de cambio real (competitividad cambiaria) entre diciembre de 2020 y julio de 2022. Los primeros 18 puntos los perdió en 2021 y sumó otros 8 puntos en lo que va de 2022. Es mayor a un punto porcentual por mes lo que viene perdiendo, lo que genera un punto de partida bajo, con escaso margen para seguir tolerando nuevos atrasos.

Este bajo nivel de TCRM del tipo de cambio oficial explica, junto al nivel de la brecha cambiaria, el alto nivel de demanda que se observa por importaciones y por todos aquellos canales que sigan abiertos para acceder al dólar oficial.

Si el mercado percibe este nivel como difícil de sostener, la reacción lógica es tratar de buscar alternativas para cubrirse de una eventual corrección y eso implica tomar coberturas a dólar oficial (Dollar linked).

La oferta de divisas tiene una estacionalidad muy marcada. En el segundo trimestre el sector agropecuario liquida la mayor parte de su cosecha de soja, generando la mayor oferta estacional del año.

Habitualmente el monto de liquidación depende del rinde de la cosecha, de los precios internacionales, de las necesidades de pesos que los productores tengan hacia adelante y de las expectativas tanto con respecto a precios como al ajuste esperado del tipo de cambio. Los momentos de incertidumbre cambiaria generan claros incentivos a mantener los granos (activo dolarizado) y financiarse en pesos.

Este año, el final de la etapa más alta de liquidación está coincidiendo con un período en que el sector energético sigue necesitando cancelar un volumen muy alto de importaciones (mayor cantidad a precio mucho más alto que en otros años).

Esto deja al BCRA en una situación de poco margen hacia adelante, porque no logró acumular reservas en la etapa del año en que se debería haber producido el excedente. Ahora tiene por delante la necesidad de afrontar ese período estacional negativo (agosto – septiembre) con poca oferta y sin haber acumulado stocks. 

La magnitud de este problema es otro de los factores que está detrás de una mayor demanda de cobertura cambiaria.

En lo que va de julio, el interés abierto en Rofex (monto total de contratos abiertos en futuros de tipo de cambio) subió USD 1.918 millones. Esto implica un crecimiento del 44% en 3 semanas. Estas cifras muestran un claro apetito por tomar coberturas cambiarias.

La mayor parte de las nuevas operaciones se han enfocado en el tramo corto, especialmente agosto 2022.

En términos de precios, los saltos que se observan entre las diferentes posiciones confirman que ha aumentado fuertemente la expectativa de devaluación de corto plazo, dado que los mayores incrementos se concentran entre agosto y septiembre. En cuarto trimestre ya tiene un menor ritmo de ajuste, para volver a reflejarse el incremento a partir de enero. Estas cifras coinciden con la dinámica esperada de la oferta neta de divisas. Es decir que el mercado toma mayor cobertura, covalidando incrementos directos mayores, en aquellos meses en los que percibe que la capacidad del BCRA para acumular reservas es muy baja y por lo tanto aumentan las presiones cambiarias.

Tanto en 2020 como en 2021 hubo períodos del año con fuerte apetito por la cobertura cambiaria como en esta oportunidad. En esos casos se logró evitar el salto discreto generando una mayor oferta de instrumentos de cobertura. El Tesoro salió a emitir deuda con ajuste dollar linked para darle a los inversores la posibilidad de mitigar ese riesgo sin necesidad de demandar divisas o tomar posiciones en futuros.

Esto deja claro que cada vez que se toma coberturas cambiarias el principal riesgo es que no se produzca un salto discreto del tipo de cambio y por lo tanto el instrumento pierda atractivo. A diferencia de los años anteriores, en este caso el riesgo es mucho menor, porque el ritmo de depreciación reciente del 5,5% le pone un piso de rendimiento muy alto a esos instrumentos.

El otro riesgo está dado por la volatilidad que pueden tener todos los instrumentos que se utilizan para armar las coberturas, dado que operan a mercado.

Finalmente, el último riesgo es el de crédito, donde parte de los activos son instrumentos del Tesoro (bonos dollar linked) y la otra parte es el BCRA (principal vendedor de Futuros de tipo de cambio).

La ventaja de operar la cobertura ante inflación a través de los instrumentos ajustados por inflación está dada por:


PREGUNTAS FRECUENTES:

Por eso desde Quinquela hemos optado por armar un fondo cuya estrategia de inversión privilegia la liquidez combinando posiciones de cobertura vía Rofex con tenencias de activos “Dollar Linked”.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , ,

Jul-22-22 a las 5:00 pm Sin categoría. Sin Comentarios

Informe Semanal: ¿Tiene impacto monetario la compra de bonos del BCRA?

El BCRA se mantuvo activo en las dos últimas semanas interviniendo en el mercado de bonos en pesos. Su objetivo fue sostener el precio de esos activos y darle liquidez al mercado. Los datos hasta el 30 de junio muestran compras de más de $650.000 millones, cifra que probablemente se haya incrementado en $300.000 millones en los días siguientes. El primer interrogante que surge en estos casos está vinculado a las implicancias monetarias que pueden generarse cuando el BCRA inyecta esa cantidad de pesos en la economía.

La caída en la paridad de los bonos en pesos generó un proceso de rescates de la industria de fondos comunes de inversión que generó presión vendedora sobre los activos, pudiendo retroalimentar el proceso. Para cortar esa dinámica el BCRA decidió intervenir comprando los bonos, ofreciendo liquidez y permitiendo que se acomode la curva de rendimientos de la deuda en pesos.

Esa ventanilla de liquidez que ofreció el BCRA no sólo está disponible para los FCI, sino que todos los actores del mercado de capitales han operado bajando su exposición al Riesgo del Tesoro.

Esta dinámica nos lleva a hacernos dos preguntas. La primera tiene que ver con el impacto monetario de esta compra de bonos. ¿Genera presión adicional sobre la inflación? La segunda pregunta va directamente sobre el nivel de endeudamiento consolidado del sector público, entendiendo como tal a la suma de la deuda del Tesoro más la del BCRA. Entender bien esa dinámica nos puede ayudar a tomar decisiones de inversión a futuro.

Los datos del mes de junio muestran una intervención total en el mercado de bonos de $650.000 millones, pero para compensar esa operatoria, el BCRA esterilizó vía Leliqs y Pases por $1.058.000 millones. Esto implica que reabsorbió el 100% de la emisión para comprar bonos e inclusive una parte importante de lo que emitió para darle Adelantos Transitorios al Tesoro. En el agregado, esterilizó el 83% de lo que emitió. En los primeros 6 meses del año la expansión de la Base Monetaria fue del 9%, lo que equivale a un ritmo mensual del 1,4%, muy por debajo de inflación y PBI nominal.

Gráfico: Datos del mes de junio 2022

Es importante entender cómo funciona la compra de bonos del BCRA para poder evaluar su impacto monetario. Cuando un inversor decide vender un activo del Tesoro, cambia ese activo por un depósito en pesos. El banco que recibe ese depósito integra una parte vía encajes y como no tiene demanda de crédito, el resto lo coloca en Leliqs. Eso implica que los pesos que el BCRA invirtió vuelven al BCRA sin haber pasado por el circuito económico. En definitiva, se pasó de un instrumento de deuda del Tesoro que el inversor tenía de manera directa a uno del BCRA de manera indirecta (de Bonos/Letras a Leliqs/Pases). Desde esta perspectiva, el efecto sobre la demanda de bienes y eventualmente sobre la inflación debería ser neutro. De todas maneras, existe un factor adicional que hace que no logre ser completamente neutro. Si el BCRA se mantiene como un jugador relevante dándole salida a los inversores del mercado de pesos, es muy probable que el Tesoro no logre financiar su déficit primario con colocación de deuda en el mercado de capitales. Ante esa situación tiene dos opciones, corrige rápidamente el desequilibrio (baja gasto o sube impuestos) o lo financia vía emisión del BCRA. En este último caso el efecto sobre la inflación es diferente, porque ya no se trata de un cambio de activos, sino que el Tesoro recibe los pesos para cubrir gastos y por lo tanto esos pesos, aunque sean esterilizados, dan primero una vuelta por todo el circuito económico. El último punto es el de expectativas, dado que la manera en que se financia el Tesoro influye sobre el proceso de formación de precios. Si se esperan mayores dificultades o inclusive mayor emisión la expectativa de inflación puede ir al alza.

Cuando se producen estos procesos de inversores que deciden cambiar Riesgo Tesoro por Riesgo BCRA se plantea la necesidad de mirar el stock de deuda de manera consolidada, es decir sumando los instrumentos de Deuda del Tesoro y los del BCRA, para entender el peso relativo de esa deuda total.

El total de Deuda Consolidada asciende a USD 416.485 millones (83,5% del PBI), pero hay varios factores a tener en cuenta que disminuyen significativamente ese peso relativo. El primero y principal es la presencia de Deuda Intra Sector Público, que se compone principalmente por las Letras que ha emitido el Tesoro toda vez que necesitó usar reservas internacionales para el pago de deuda. En total son USD 57.700 millones. También están los Adelantos Transitorios, que es deuda en pesos renovable con el BCRA. El tercer factor por restar son las tenencias de instrumentos de deuda por parte de diferentes organismos del Estado. 

Datos de Junio 2022

Neteando esos factores, la Deuda Consolidada Neta es de USD 295.700 millones (59,3% del PBI), incluyendo tanto los Bonos y Letras del Tesoro, los Pasivos Remunerados del BCRA y la Deuda con Organismos Internacionales. La parte de instrumentos de mercado neta de tenencias del sector público equivale a 32,5% del PBI y los Pasivos Remunerados del BCRA a 10,6% del PBI (Leliqs + Pases).

Si el BCRA mantiene su intervención en el mercado de bonos, lo que sucede es que la deuda a mercado disminuye, pero aumentan los Pasivos Remunerados del BCRA en igual proporción, sin que se modifique la deuda consolidada.

En definitiva, el análisis realizado confirma que la decisión del BCRA de intervenir en el mercado de bonos tiene bajo impacto monetario e inflacionario, ya que la emisión se esteriliza y se convierte en un cambio de activos financieros. Ese cambio de activos implica que baja la deuda neta del Tesoro y sube la del BCRA, sin que se modifique la deuda consolidada total. El problema que se genera tiene que ver esencialmente con el efecto sobre expectativas y sobre la manera en que el Tesoro financia su déficit. Por eso el objetivo clave del BCRA tiene que ser el de lograr que se recupere la demanda de instrumentos de deuda del Tesoro.

Tags: , , , , , , , , , , ,

Jul-06-22 a las 5:11 pm Sin categoría. Sin Comentarios

2021-12-03 | Informe Semanal: Cerrando un ejercicio fiscal mejor de lo previsto

Las cifras que se conocen hasta ahora de déficit primario y de financiamiento del Tesoro en el mercado de capitales son mejores de lo que surgía de las proyecciones oficiales tanto de 2020, como las presentada en septiembre de este mismo año junto con el Presupuesto 2022. Esta dinámica es clave, porque será seguramente uno de los pilares sobre los que se deberá sustentar al acuerdo que se está negociando con el FMI. En la medida que se logre bajar el desequilibrio fiscal y aumente el porcentaje que se logre financiar en el mercado de capitales local, menor será la necesidad de emisión.

Se conocen las cifras fiscales de los primeros 10 meses del año, y podemos trabajar sobre una estimación conservadora para el mes de noviembre. De esta manera, los primeros 11 meses mostrarían un desequilibrio de $1.040.000 millones, sin considerar los ingresos que se originaron por la venta de DEGs al BCRA. Si bien en diciembre se espera un déficit primario del orden de $400.000 millones, el año cerraría con un desequilibrio de 3,2% del PBI, claramente por debajo del 4,5% proyectado originalmente. Hemos tomado las cifras sin el ingreso extraordinario de los DEGs, porque lo consideramos un mejor punto de partida para entender los desafíos de 2022.

Para cubrir ese déficit primario, y el pago de intereses, el Tesoro necesitó en los primeros 11 meses del año recurrir al mercado de capitales y al BCRA. Entre los dos el Tesoro usó $2,5 billones de pesos, habiendo obtenido el 76% del BCRA y el 24% restante del mercado de capitales local. Si bien entendemos que empieza diciembre con un saldo de depósitos, el año cerraría con un participación del BCRA como fuente financiera (76%) muy superior a la proyectada originalmente (60%).

Este menor acceso al financiamiento se generó principalmente durante el tercer trimestre del año, cuando se lograron los ratios más bajos de renovación de vencimientos. Las expectativas que se generaron en torno al proceso electoral cambiaron las decisiones de inversión, priorizando estrategias más cortas o la toma de coberturas. En ese momento el Tesoro apenas logró renovar vencimientos.

En las últimas licitaciones ha vuelto a lograr captación neta, apuntando a cerrar el año habiendo logrado un flujo neto superior a los $600.000 millones.

Cuadro doble entrada.
Necesidades de pesos del tesoro y acceso al mercado de deuda

Las cifras actuales muestran que se ha logrado renovar el 100% de los vencimientos y captar un 18% adicional.

Si tomamos estas cifras como base para 2022, vemos que claramente el desafío es bajar la dependencia del BCRA. Ese es seguramente uno de los aspectos que formarán parte de las metas que se deben estar consensuando con el BCRA. Este año el impacto monetario bruto de esa asistencia alcanzó ya en 11 meses el equivalente a 4,3 puntos del PBI, el año próximo según el Presupuesto 2022 descendería a 1,7 puntos del PBI, pero para lograr eso tiene que incrementarse el flujo neto que se logre captar a través del mercado de capitales y todavía faltarían obtener 1,6 puntos del PBI que no tienen fuente específica asignada. Estas cifras asumiendo que el escenario fiscal evoluciona en línea con los resultados de los últimos meses y no con la pauta oficial inicial que estima un desvío mayor.

Cuadro doble entrada
Supuestos básicos del programa financiero en pesos 2022

De acuerdo con estas cifras, el primer desafío para el año próximo es conseguir el financiamiento faltante, donde las primeras alternativas que se mencionan son créditos específicos de organismos multilaterales que se enfoquen en obra pública. Si eso se lograra se cumpliría un doble objetivo de corto plazo, que es cubrir la brecha faltante de pesos y generar un ingreso adicional de divisas, aunque el costo sea un mayor endeudamiento en dólares.

El punto adicional a tener en cuenta es que reducir la dependencia fiscal del BCRA es un paso necesario, pero no suficiente para lograr la convergencia monetaria. Todavía queda el efecto del devengamiento de intereses de Leliqs y Pases, que hoy equivalen a 4% mensual de aumento de la Base Monetaria. A lo largo del año próximo, de mantenerse la tendencia actual y no subir la tasa de interés, se generaría una emisión adicional de 3,2 puntos del PBI.

Probablemente la manera en que se resuelve ese desequilibrio, junto con los mecanismos que se diseñen para alinear expectativas cambiarias sean hoy el principal eje de la discusión con el staff del FMI, mucho más que las metas fiscales que lucirían más accesibles.

Tags: , , , , , , ,

Dic-03-21 a las 10:37 am Sin categoría. Sin Comentarios

2021-11-19 | Informe Semanal: ¿Qué cambió en el mercado luego de las elecciones?

Durante la mayor parte del año, el foco estuvo puesto sobre las elecciones legislativas y los cambios que pudieran producirse luego de finalizado el proceso electoral. El principal factor que generaba incertidumbre era el sendero elegido para la depreciación del tipo de cambio nominal. El mercado se preparó para un eventual salto discreto o eventualmente para una aceleración del ritmo de depreciación. Pasadas 4 jornadas de operaciones, por ahora no hubo ninguna novedad de ese estilo. Además, desde la política, el discurso se enfocó en la necesidad de acordar un Programa Plurianual que incluya un acuerdo con el FMI. Resulta interesante analizar la evolución de los mercados para entender cómo pueden haber cambiado las expectativas a partir de estos lineamientos.

El primer dato interesante que surge del análisis de las operaciones en los primeros días post elecciones es que bajó levemente la expectativa de devaluación. Si analizamos la curva de tasas implícita en el mercado de futuros de tipo de cambio, vemos que se ha desplazado hacia abajo, en especial en los tramos cortos y medios. El tipo de cambio implícito para diciembre es ahora 2,2% más bajo y si enfocamos el análisis en junio 2022, el ajuste producido es del 4,2%.

Imagen: Curva menos expectativa de devaluación

Estas primeras cifras muestran que, a la luz de un eventual acuerdo rápido con el FMI, las expectativas de salto discreto de tipo de cambio son algo menores, aunque no dejan de estar presentes, como se observa en las tasas de interés implícitas en esas operaciones al menos hasta marzo de 2022.

Los otros instrumentos que permiten ver este tipo de cambio de expectativas son los bonos Dollar Linked y los que tienen ajuste por inflación (CER). En los meses anteriores a la contienda electoral, el flujo hacia los instrumentos de cobertura había ido en aumento, en especial las inversiones en instrumentos Dollar Linked. Eso había generado un aumento del precio y una caída implícita en el spread que devengaban en relación con la devaluación esperada. Por ejemplo, un instrumento con vencimiento en abril 2022, como el TV22 ofrecía rendimientos de Devaluación menos 13,9% en la semana previa a las elecciones. Esta semana ya está rindiendo Devaluación -9,3%, lo que implica una corrección en la curva (desplazamiento) y por ende una menor expectativa de devaluación. Este comportamiento coincide con lo observado en el mercado de futuros de tipo de cambio.

Imagen: cambios en la curva dollar linked y CER

En el caso de los instrumentos CER, la reacción ha sido la opuesta. La curva se desplazó hacia abajo, dejando entrever un aumento en el precio de esos instrumentos, en especial en el tramo corto y medio. Una lectura de este ajuste en las cotizaciones nos lleva a pensar que si bien bajó la probabilidad que el mercado le asigna a un salto discreto en los próximos meses, no han bajado las expectativas de inflación. Detrás de este comportamiento (mayor inflación y menor expectativa de depreciación) pueden estar algunos rumores que han circulado sugiriendo la posibilidad de que pudiera optarse por algún esquema parcial de desdoblamiento del tipo de cambio, que pudiera bajar la expectativa de depreciación del dólar oficial, pero generar un ritmo mayor de ajuste de precios.

De todas maneras, el principal cambio que se ha percibido en las decisiones del BCRA en esta primera semana post elecciones tiene que ver con un rol claramente menos activo en el mercado de bonos donde se determinan los tipos de cambio financieros. Hasta la última semana estaba activo en un segmento, donde se realizaban operaciones acotadas en volumen por efecto normativo, pero que lo implicaba al BCRA un deterioro significativo de las reservas. Esa intervención había generado una brecha entre el tipo de cambio que surgía de esas operaciones y el que resultaba de la negociación bilateral entre privados. Esa brecha que llegó a ser casi del 20%, desapareció en las primeras ruedas de esta semana, con una suba del dólar MEP y un breve descenso del valor que surgía en las operaciones no reguladas.

Imagen: Curva de unificación de dólar financiero

Si bien todavía es pronto para sacar conclusiones relevantes, las primeras señales del mercado ya están sobre la mesa. Sigue presente la expectativa de devaluación del dólar oficial, pero con una probabilidad de ocurrencia algo menor y ha crecido la demanda de instrumentos CER, dejando entrever que hay nuevos escenarios donde la inflación se mantiene como una variable central a la hora de armar estrategias de cobertura.

En las próximas jornadas podremos empezar a entender si este corrimiento del BCRA del mercado de bonos es un primer gesto en línea con las negociaciones que se están llevando a cabo con el FMI o simplemente una estrategia de administración de reservas. Lo iremos viendo en la medida que se vayan conociendo nuevas medidas o se presenten los lineamientos del Programa Macroeconómico Plurianual.

Tags: , , , , ,

Nov-19-21 a las 10:59 am Sin categoría. Sin Comentarios